6 de noviembre de 2009

SED DE SANGRE


"Monogrande es el rey. Y Monomago su mano derecha.

Cuando Monogrande era joven, quería someter y dominar a todos los simios del grupo. Sobre todo a las hembras, madres de la vida, diosas a las que temía y respetaba.

Entonces Monogrande le pidió ayuda a Monomago. Y éste invocó una maldición: La Sed de Sangre.

Los primates del grupo enloquecieron. Follaban, gritaban, mataban, reían, saltaban.

En ese mar de destrucción y caos, Monogrande , con cierta ayuda de Monomago, creó normas, religiones, castigos, fronteras, miedos, propiedades…
Así logró reprimir la sed de sangre de los machos. Y dominarlos a todos.

Pero las hembras eran más duras. No se sometían. Seguían locas. Mataban incluso a sus crías.

Monogrande pidió ayuda de nuevo a Monomago. Éste echó otro conjuro a las monas, para saciar su sed de sangre: La menstruación."

Extraído de Mitos e Historia, de Marvin.
Imagen: Saturno devorando a sus hijos, de Goya.

7 comentarios:

mort subite dijo...

¿Por qué no me salen las actualizaciones?

Anónimo dijo...

ni idea :S

Pankdemia dijo...

Ese cuadro me marcó desde que le vi de pequeña...

mort subite dijo...

Vamos a tener Goya para rato. Prefiero los caprichos.

Anónimo dijo...

Yo no prefiero nada en concreto. Todo es LA POLLA. De Goya.

Surrealisto dijo...

En la encuesta del arte te has dejado la opción (porque quizás haya gente que lo opine) el arte de ahora es mierda (cosa que dentro de unos años ya no se pensará, pero quién sabe)

Nicolas Romero dijo...

Genial, no habia visto este post...

El cuadro de Goya es un muy buen complemento del texto. Muy bueno.

Saludos desde algun lugar en el desierto.