14 de octubre de 2009

CARL TANZLER


" Tanzler, con su autoaprendido «conocimiento médico», intentó tratar y curar a Hoyos. (...)

Hoyos finalmente murió de tuberculosis en el domicilio de sus padres el 25 de octubre de 1931. (...)Tanzler pagó los gastos funerarios, y obtuvo el permiso de la familia Hoyos para la construcción de un Mausoleo en el Cementerio de Cayo Hueso, el cual él visitaba cada noche. En abril de 1933 Tanzler removió el cuerpo de Hoyos del mausoleo y lo transportó a su casa en una pequeña carretilla de juguete. Tanzler unió los huesos con alambre y ganchos para ropa y lleno las cuencas vacías con ojos de vidrio. Como la piel del cuerpo se encontraba en un avanzado estado de putrefacción, Tanzler lo reemplazo con tela de seda empapada en Yeso de París. Cuando el pelo comenzó a caerse del cráneo por descomposición del cuero cabelludo, Tanzler ideó el utilizar una peluca que previamente Hoyos había usado y que su madre le había facilitado poco después de su funeral en 1931. Tanzler llenó la cavidad abdominal y el pecho con harapos para que mantuviera la forma original y el cuerpo de Hoyos, vestido con medias, joyas y guantes, fue colocado en la cama del radiologista. Carl utilizo copiosas cantidades de perfume y desinfectantes y agentes preservadores de tejidos para enmascarar el olor y retrasar los efectos de la descomposición del cadáver.

(...)

Causó la sensación entre el público local cuyo humor fue generalmente simpatizante con Tanzler, a quien vieron como un «romántico» excéntrico."


3 comentarios:

Pankdemia dijo...

romántico es la palabra, desde luego xD

mort subite dijo...

Pero que grande

Surrealisto dijo...

Joer la envidia de todo el sturm und drang!