17 de mayo de 2009

SISTEMA DE CARGA Y MENJA


"He aquí los detalles exactos tal como los hubiera exigido Stendhal: me imagino las torres de la inmortalidad -cada ciudad debía poseer una de ellas- según la torre de Babel de Bruegel. Cada habitante que quisiera defecar lo haría, directa y jerárquicamente, sobre el habitante del piso inferior que esperaba para alimentarse. El ser humano, por métodos de perfeccionamiento espiritual y alimenticio, produciría una defecación semilíquida comparable a la miel de las abejas. Unos recibirían en la boca la defecación de los otros y éstos, a su vez, cagarían sobre los de abajo (...) asegurando, desde el punto de vista social, un equilibrio perfecto y, además, de esta forma todo el mundo estaría alimentado sin necesidad de trabajar."


Salvador Dalí

5 comentarios:

Ninfa Poética dijo...

es un poco asqueroso...
no me gustaria alimentarme de las defecaciones de mi vecino de arriba solo por librarme de trabajar...
además, ¿qué clase de vida llevaríamos si solo nos dedicásemos a comer? Y, al que está arriba del todo, ¿quién le da de comer?

un beso :)

Pankdemia dijo...

Ahí lo tienes, no iba muy desencaminado Salvador...
Es en el water donde definitivamente se acabará la sociedad de clases, la mierda,(en todos los sentidos), nos pone a todos a la misma altura...

El DADAscípulo de Eróstrato dijo...

¿El comentario de Ninfa Poética es capitalista, el de Pankdemia es marxista y Dalí fue nacionalsocialista?
¿El de abajo del todo le enviaría sus defecaciones por correo al de arriba del todo?
¿Es mejor mascota un mono, o un robot?


La respuesta después de la muerte.

Andrés BM dijo...

No estaría mal.
Al menos se crearía una sociedad en la que el rico (el que está más alto en la escala social) sería quien alimentaría al pobre con el fruto de su esfuerzo.

Surrealisto dijo...

¡Ya está aquí!, ¡sí señor!
¡ha llegado la retroalimentación!