1 de octubre de 2008

FEMINISMO Y MACHISMO




“Querido diario:

Hoy me he dado cuenta de que el feminismo ha muerto. Es más, creo que nunca existió.

Nuestras tatarabuelas luchaban por “la igualdad con el hombre”.
Y se preguntaron: ¿Cómo podemos alcanzarla?
Y se respondieron: Rebajándonos al mismo nivel que ellos.

Y así empezaron a educarse, a estudiar, a encontrar puestos de trabajo, a liberarse sexualmente (recuerda aquellos sostenes en llamas), a vestir como querían, a desembarazarse del rol del hombre en su vida, a independizarse de padres, hermanos, esposos, a formar parte de ejércitos, a ser policías, lesbianas, políticos, a poder babear a los hombres, a disfrutar de modelos masculinos de ropa interior…

Así aprendieron a ser “iguales que el hombre”.

Y yo me pregunto: ¿Está todo hecho? ¡No! ¡Ni hemos empezado!

Miro y sólo veo machismo y mujeres rebajadas y humilladas. La televisión, el cine, las revistas, las discotecas, la moda, las galas… todo rebaja a la mujer a la condición de bistec, de carne, de objeto sexual. Y nosotras seguimos el juego; maquillaje, operaciones de estética, ropa ajustada, peluquería, faldas cortas, perfumes, dietas, escotes enormes… Y al igual que nosotras nos rebajamos ayer para conseguir “igualdad”, hoy hemos rebajado al hombre a nuestra misma condición; metrosexuales, chulos de gimnasio, modelos, maduritos retocados y operados… todos son objetos sexuales.
Y descansamos con la conciencia tranquila porque podemos vestir como furcias, ser policías o madres solteras. Pero nuestra dignidad sigue estando en las manazas de los hombres. Y cada día la de los hombres está más a nuestra merced. No estamos liberándonos. Seguimos degradándonos y arrastrando a los hombres con nosotras.

Estamos consiguiendo “la igualdad”, sí; cada día somos todos y todas menos dignos y dignas.

¿Sabes qué? Si a Chus le parece que mi culo es gordo, ¡que se joda!


Te quiere.

Mag
Extracto de La mujer Barbuda, de Mag