11 de febrero de 2010

EL SOL DEL MEMBRILLO

 

"Una afirmación de que el membrillo tiene un sol. Puede pensarse que es el que aparece en "...los frutos dorados de los membrilleros..." ubicados, en el sueño, en la infancia. Y esa luz es la que López, obstinadamente, intenta atrapar en su óleo: un resplandor que le habla de un tiempo donde sus padres estaban vivos. Pero los frutos "...cuelgan cada vez más blandos..." y "...se están pudriendo bajo una luz que no sé como describir..." pero que, claro está, no es una luz natural. Es, puede conjeturarse, aquella que emana de la civilización tal como se manifiesta en una país central de Europa. Es la que expresan los boletines informativos de la Radio Nacional de España dando cuenta de la unificación de Alemania o de la Guerra del Golfo. Es la luz sombría y artificial, que anula las diferencias, derramada por los televisores encendidos.

 Así el lugar donde trabaja el artista solitario se convierte en un espacio de resistencia que, sin embargo, no puede aislarse del transcurrir del tiempo, ese deslizamiento que Erice se obstina en querer representar (...)."


http://www.tijeretazos.net/Cuadernos/Erice/Erice104.htm 

3 comentarios:

Max dijo...

Ambos hacen lo mismo... uno pinta con pinceles y el otro con fotogramas. Pero es lo mismo. Los dos resisten, retienen. Pero no hay manera, y esa es su condena, de reparar, de restituir el pasado o aflojar el acecho de la muerte.

Max dijo...

a qué foto de la derecha te refieres?

El DADAscípulo de Eróstrato dijo...

it is only rock and roll