11 de julio de 2009

LAS TETAS


“Fue uno de esos idílicos veranos que parecen de película. (…) Unos amigos y yo pasábamos las vacaciones en un apartamento en la costa brava.
(…)
Una noche estábamos en un chiringuito de playa, junto al mar. Era precioso. Bebíamos cerveza fría. (…) Había un grupo de chicas junto a nuestra mesa. Una me llamó la atención. Una chica rubia y delgada. Al cabo del rato las chicas se sentaron con nosotros. Hablábamos. Bueno, intentábamos hablar, porque eran de Suiza y nos entendíamos en inglés. Todo parecía indicar que esa noche acabaría en una maravillosa orgía de sexo y alcohol.
(…)
Pasaban las horas. Seguíamos bebiendo. Hablábamos, reíamos. De golpe, una de las chicas fue hacia el mar. Uno de mis amigos la siguió. Después se levantó la chica rubia. Se quitó la camiseta. No tenía nada debajo. Sólo unas preciosas tetas. Pequeñas. Unos preciosos pezones rosados. Unas preciosas tetas. Se alejó. Fue hacia el agua. Todos se levantaron y fueron hacia el mar. Yo me quedé sentado en el chiringuito, viéndolos mientras se bañaban. Estaban prácticamente desnudos y desnudas. Me habría gustado levantarme e ir al agua para ver de cerca esas preciosas tetas, pero estaba muy a gusto sentado allí, con mi cerveza fría, mirándoles y mirándolas. “Ya las verás más tarde. Seguro que esta noche te la follas”, pensaba.

Pero esa noche no me la follé. Ni esa noche ni nunca. No he podido ver esas preciosas tetas de cerca jamás. Me arrepiento de no haber ido al agua a por esas tetas cuando tuve oportunidad."
Extracto de Carpe Diem, de Marv

1 comentario:

Max dijo...

Éste es mi favorito. Extra y ordinario.