4 de febrero de 2009

ASESINO DE PATRONOS


"El patrón ha echado a 43 obreros. 44 contándome a mí. Gracias a ello la empresa seguirá obteniendo beneficios.
(...)
A algunos compañeros les han embargado el piso. Otros han vendido el coche, o alquilan alguna habitación de su casa. Todos tienen problemas. Cada uno de los 43. Incluso uno de ellos intentó suicidarse. Ninguno encuentra empleo. Son tiempos difíciles para encontrar trabajo. Yo no tengo problemas. Todos tienen familia. Yo no. Yo no tengo que ocuparme de nadie, y he conseguido ahorrar bastante dinero durante estos años. (...)Cuando me dieron la libertad condicional me pusieron como condición vivir con mis padres.
(...)
A pesar de no tener una relación estrecha con ninguno de mis compañeros de trabajo, siento mucho dolor por su situación. (...)Odio al jefe.
(...)
Ese gordo hijo de puta acaba de salir de un restaurante que tiene pinta de ser caro. Lleva un traje que tiene pinta de ser caro. Igual que sus anillos o su reloj. Es de noche. Hay poca gente. Camina. Salgo de mi coche. Le sigo. Busca algo en su bolsillo. Se para delante de un coche que, sin duda, es caro. Saca las llaves de su BMW. Le aprieto la navaja contra la columna vertebral.
-No te pares. Abre el coche. -Lleva un revólver. Se lo quito. Le apunto.
(...) Le digo que pare el coche en un polígono indistrial. No se ve a nadie.
Disparo. Una vez. Dos. En la cabeza.
(...)
Creen que puede haber sido ETA. Pronto lo descartarán y pensarán en sus enemigos o en los obreros que despidió. (...)Para cuando piensen en mí como culpable, ya me habré ido de esta asquerosa ciudad."
Extracto de ASESINO DE PATRONOS, de Marv

1 comentario:

Still Standing dijo...

más de uno habremos pensado eso alguna vez...